30 day trial. 100 day Returns.

Trends in the use of cash

Tendencias en el uso de efectivo

El efectivo es el método de pago más popular del mundo. Todos sabemos eso. Sin embargo, la creciente disponibilidad y el mayor uso de los medios electrónicos con un rápido crecimiento en los volúmenes de transacciones junto con una sociedad cada vez más digital nos llevan a preguntarnos, ¿cuál es el futuro del efectivo? ¿Se eliminará el papel moneda?

Los atributos del dinero en efectivo todavía se valoran en la mayor parte del mundo. África es el continente que más depende de este método, mientras que Oceanía muestra la menor dependencia del efectivo. Las diferencias entre regiones y países solo pueden explicarse por sus historias, cultura, composición demográfica, organización del sector financiero y la disponibilidad de infraestructura no monetaria, así como leyes y regulaciones.

En los últimos diez años se ha observado una disminución en el uso de efectivo, pero se espera que la tendencia se desacelere e incluso comience a revertirse en los próximos años. La resistencia a ir más allá del umbral actual de reducción de efectivo responde no solo a la demanda de los consumidores sino también a otras medidas tomadas por los gobiernos para asegurar que esta modalidad continúe siendo aceptada.

Existe una fuerte tendencia hacia los pagos sin efectivo. Si analizamos qué porcentaje de transacciones son en efectivo, encontramos que estos volúmenes de transacciones parecen estar creciendo en términos absolutos. Pero al mismo tiempo, los volúmenes de transacciones de pago electrónico están aumentando a un ritmo más rápido. El resultado es una menor participación de efectivo en la combinación de pagos total impulsada por factores como:

  • Digitalización: el comercio minorista se está moviendo rápidamente hacia el comercio electrónico, como se muestra en la Figura 1. La mayor adopción de teléfonos móviles e Internet, nuevas tecnologías como NFC (para pagos sin contacto), códigos QR y la integración de funcionalidades de pago electrónico en las plataformas de redes sociales. facilitó el uso de tarjetas y pagos móviles.
  • Pagos en tiempo real: las mejoras en la infraestructura en muchos países facilitan los pagos electrónicos y los hacen más directos, algo que solía encontrarse solo en los pagos en efectivo.
  • Mayor disponibilidad de infraestructura para pagos no monetarios: Casi todos los países muestran mejoras en este sentido, lo que ayuda a crecer los volúmenes de transacciones no monetarias.

Sin embargo, la realidad actual muestra que el efectivo todavía tiene una fuerte presencia en las sociedades de todo el mundo. Una encuesta realizada en 24 países mostró que en el 75% de ellos, el uso de efectivo representa más del 50% de las transacciones de pago. En Europa, el volumen de transacciones en efectivo representa el 78,8% y, en términos de valor, el 53,8%.

El efectivo tiene atributos únicos que hacen que se siga utilizando a pesar de la existencia de otras alternativas de pago: es 100% disponible y confiable, es anónimo, se puede utilizar directamente sin necesidad de ninguna infraestructura técnica. Además, a diferencia del uso de la tarjeta de crédito en muchos lugares, no tiene tarifas asociadas con su uso, aunque algunos bancos cobran por retiros en cajeros automáticos. Las tarifas de los cajeros automáticos para los no clientes pueden oscilar entre $ 1,5 y $ 3,50, según la marca y el país. 

Además, es esencial para la inclusión financiera porque permite que todos, incluidos más de 1.700 millones de ciudadanos del mundo sin acceso a cuentas bancarias, participen en la sociedad a diario.

Además, existen algunos temores asociados con las sociedades sin efectivo. Primero, la falta de privacidad relacionada con el uso de medios electrónicos genera aversión, ya que todos los movimientos están registrados. Algunas personas temen ser rastreadas y que los gobiernos, los bancos o los procesadores de pagos conozcan sus movimientos financieros. ¿Cuánto poder ganarán con toda esta información? ¿Qué harán con él? ¿Podrían venderlo, publicarlo o incluso distribuirlo?

Fears of a cashless society

Otro temor es compartir datos personales por razones de seguridad. La cantidad de información que pueden manejar los métodos sin efectivo hace que muchas personas se preocupen por su integridad y falta de privacidad si estas son las formas únicas de pago en el futuro. Además, el efectivo empodera a los usuarios, les permite comprar, vender y almacenar su patrimonio sin depender de nadie. Pueden permanecer fuera del sistema financiero si así lo desean. Muchos temen perder este poder.

En un mundo sin efectivo, no habría un límite más bajo (no habría forma de evitar las tasas de interés negativas, si llegaran) en las tasas de interés. Si los depositantes no pueden ahorrar en efectivo, se verían obligados a pagar tasas de interés negativas para mantener sus ahorros en el banco.

Además, en diferentes ocasiones en la historia de los países, los depósitos de dinero de la gente común han sido secuestrados para rescatar los sistemas bancario y financiero. Si los ahorros de toda su vida se vean amenazados con la confiscación, correría a sacarlos. Finalmente, es bien sabido que depender en gran medida de los sistemas de pago digitales puede tener consecuencias catastróficas en caso de falla sistémica o ciberataques. Los temores de este tipo de fallas o piratería son argumentos a favor de mantener un sistema robusto como el efectivo, como respaldo.

Es más probable que las personas que se resisten a las nuevas tecnologías continúen utilizando efectivo, que conserva todos los atributos más valiosos de un sistema de pago deseable. Al mismo tiempo, no se espera un reemplazo total del uso de efectivo por mecanismos de pago distintos del efectivo en el corto o mediano plazo. Sin embargo, ciertos desarrollos nuevos están ingresando al “territorio del efectivo”. Por ejemplo, los pagos instantáneos combinados con la movilidad pueden competir en igualdad de condiciones con el atributo de liquidación directa.

Se puede suponer que, si bien estos atributos se siguen cumpliendo solo con efectivo y no con otras alternativas, este método seguirá satisfaciendo las necesidades de las personas y seguirá siendo ampliamente utilizado. En la actualidad, los métodos de pago emergentes que no son en efectivo parecen superponerse y competir entre sí sin afectar mucho el uso de efectivo.

Las ventajas de las formas de pago sin efectivo han llevado a algunas sociedades del mundo a avanzar rápidamente en su adopción como modalidad general. Algunas de las ventajas que se pueden encontrar en las sociedades sin efectivo son:

  • La idea de que se producirán menos delitos: el efectivo es más fácil de robar y, al no llevar registros de transacciones, favorece el comercio ilegal.
  • Menos evasión: es más difícil ocultar ingresos y evadir impuestos cuando hay un registro de cada pago recibido. También se obstaculiza el blanqueo de capitales.
  • Sin movimiento de dinero: tanto los gobiernos como las empresas tienen costos de manejo y almacenamiento de papel moneda. En un mundo sin efectivo, se evitan. Además del robo, tienen que pagar el procesamiento de efectivo tanto en el tiempo de los empleados como en los servicios de CIT (Cash In Transit), hardware para almacenar, procesar efectivo, etc.
  • Pagar cosas mientras estás en el extranjero es más fácil: cuando las personas viajan a un país extranjero, necesitan comprar cambio local. Los pagos son más fáciles si ambas naciones manejan transacciones sin efectivo.

Por otro lado, deben enfrentar algunas dificultades asociadas con la pérdida de efectivo:

  • Menos privacidad: Cada pago deja un rastro y es imposible predecir qué se hará con toda esa información.
  • Hackear: Si no existen medios de pago alternativos, el consumidor se enfrenta a grandes inconvenientes y peligros si es víctima de piratas informáticos o robo de sus cuentas.
  • Problemas tecnológicos: Una falla del sistema, apagón, falta de batería en un teléfono móvil o un simple error pueden causar problemas en el sistema, dejando a los usuarios sin otra opción para realizar compras cuando lo necesiten. Además, las empresas no tienen forma de aceptar pagos de sus clientes si los sistemas no funcionan.
  • Desigualdad: Toda la población pobre y no bancarizada tendría dificultades para realizar las tareas cotidianas en una sociedad sin efectivo.
  • Tarifa: A pesar de que algunos métodos de pago emergentes como bitcoin no cobran tarifas, algunos de ellos son inevitables, eliminando la posibilidad de ahorro que representa el pago de pequeñas cantidades.
  • Menos control sobre el gasto: El efectivo puede transmitir fácilmente la sensación de gasto, mientras que los pagos electrónicos son tan simples que no se prestan fácilmente a la noción de gasto real.

Hay varios países que ya han iniciado el camino hacia la tecnología sin efectivo. Suecia es la más avanzada, pero sociedades como China, Finlandia, Corea del Sur, Reino Unido o Australia parecen seguir sus pasos. Veamos cada caso:

  • Suecia está en camino de convertirse en la primera sociedad sin efectivo en 2023, con aproximadamente el 80% de los ciudadanos pagando sus compras con tarjeta de crédito o débito. Los pagos digitales son ampliamente aceptados e incluso los niños usan tarjetas de débito. Algunos analistas coinciden en que hay confianza en el gobierno y el sistema financiero.
  • Finlandia está lista para iniciar la transición a una sociedad sin efectivo. Es el segundo país después de Irlanda en términos de uso de tarjetas, quinto en gasto en comercio electrónico, tercero en penetración de banca por Internet y segundo en penetración de teléfonos inteligentes.
  • China está detrás de Suecia en el camino de dejar de tener efectivo, pero debido al enorme tamaño de su población, los pagos que no son en efectivo son mucho más significativos. La adopción de pagos móviles ha evolucionado rápidamente como se ve en la Figura 2. Una de las formas de pago más populares es el escaneo QR.
  • Corea del Sur se está moviendo cada vez más hacia el sistema sin efectivo y muchas personas dependen de tarjetas de crédito y herramientas de pago digitales. El 6% del PIB corresponde a gastos de comercio electrónico, y en promedio se realizan 100 transacciones por tarjeta al año.
  • Reino Unido es el segundo país en cuanto a eCommerce con respecto al PIB, solo superado por China. Los pagos con tarjeta o dispositivos móviles son parte de la vida diaria y se espera que se complete la transición hacia un sistema predominantemente sin efectivo para 2025.
  • Australia tiene una penetración de la banca por Internet del 70% y ha registrado un crecimiento acelerado en el uso de tarjetas de débito (87% en cinco años), así como en el uso de pagos digitales.

Se cree que apoyar y promover la sociedad sin efectivo es una forma implícita de reducir la delincuencia y la evasión fiscal, pero este no es necesariamente el caso. Es cierto que el anonimato asociado al efectivo dificulta su rastreo y lo convierte en una buena opción para la actividad delictiva. Sin embargo, los delincuentes siempre buscarán nuevas formas. Si se elimina el efectivo, encontrarán otro sistema para realizar transacciones en Pagar en efectivo que es legal siempre y cuando las personas cumplan con sus obligaciones fiscales, aunque el efectivo disponible se puede utilizar para evadir impuestos ya que las transacciones no se pueden rastrear. Países como Suecia lograron reducir la evasión no eliminando el efectivo, sino ofreciendo incentivos fiscales a las personas por pagar servicios informales como limpieza y jardinería a través de sus cuentas bancarias.

But will cashless really prevent crime?

Muchas veces, el efectivo se utiliza para ocultar gastos incluso entre miembros de la misma familia al facilitar el anonimato. Pero lo cierto es que quien quiera ocultar sus gastos podrá encontrar otras formas como monedas digitales, cuentas bancarias secretas y trueque.

En la conferencia Future of Cash 2019 que tuvo lugar en Atenas, Grecia, se afirmó que la circulación de efectivo está creciendo, incluso en las sociedades más propensas a la falta de efectivo como Suecia. Parece que algunas transacciones tienen preferencia de efectivo inherente y representan un nivel básico de uso que no se espera que disminuya.

Al mismo tiempo, cada vez más personas tienen billetes como depósito de valor y esto explica por qué la circulación de efectivo sigue aumentando. Sin embargo, el número de transacciones en efectivo se está reduciendo, a veces rápidamente. El uso de métodos de pago alternativos, especialmente sin contacto y móviles, está creciendo.

En 2018, solo el 1,3% de las transacciones totales en Alemania fueron sin contacto y en los EE. UU., El 3%. Francia, Finlandia, Grecia, los Países Bajos y el Reino Unido informaron que una vez que las personas pasen a la tecnología sin contacto, su uso crecerá muy rápidamente. En los Países Bajos, se realizan 2.700 millones de transacciones en efectivo cada año, mientras que en el Reino Unido, si continúa la disminución en el uso de efectivo, 25 millones de personas (47% de la población) no podrán adaptarse en el tiempo disponible.

En América Latina, la situación es muy diferente a la de Europa y Asia. Existe un alto porcentaje de consumidores no bancarizados o sub-bancarizados. Según Global Findex, en 2017, el 55% de los adultos de esta región tenía una cuenta bancaria y ese número apenas creció un 3% en comparación con 2014. La economía digital requiere una cuenta bancaria. Además, existe una baja aceptación de los pagos electrónicos en muchas partes de la región y los consumidores utilizan principalmente efectivo.

A medida que crece el uso de métodos de pago alternativos en países donde la adopción de tecnología está generalizada y los pagos con tarjeta y digitales son ampliamente aceptados, algunas tendencias indican que la conversión no será completa. Cierta parte de la población seguirá utilizando efectivo durante mucho tiempo.

Existe mucha variación entre regiones y culturas. Los gobiernos y los bancos mantienen la posición de que, si bien el uso de efectivo disminuye, la circulación de efectivo dentro de la economía debe mantenerse para garantizar el acceso general a la actividad económica. Además, se debe preservar una circulación adecuada como respaldo en caso de que los sistemas de pago se vean comprometidos, para que las personas puedan seguir realizando compras.

En Estados Unidos, particularmente en las ciudades de Filadelfia y San Francisco, el gobierno ha comenzado a imponer multas a los comerciantes que se niegan a aceptar efectivo. Tales negativas se consideran discriminatorias. El objetivo es proteger las opciones de pago de los consumidores, especialmente para las poblaciones de bajos ingresos y los inmigrantes indocumentados. Esta política ya ha comenzado a ser considerada en otras ciudades como Nueva York, y se espera que otros estados del país sigan su ejemplo. El efectivo en EE. UU. Seguirá en circulación.

El Reino Unido es uno de los países que se está moviendo rápidamente hacia el sistema sin efectivo con el cierre de muchas sucursales bancarias y una mayor dificultad para acceder al efectivo. Sin embargo, el Informe Provisional de Revisión de Acceso al Efectivo advierte que se debe preservar la aceptación de varios métodos de pago, incluido el efectivo. Según el informe, el 17% de la población, más de 8 millones de adultos, está luchando por adaptarse a la sociedad sin efectivo.

En España, el 84% de las compras son inferiores a 50 € y el 91% de ellas son al contado. La penetración total de efectivo es del 87% (Figura 3). Cuando comparamos las estadísticas de gasto en efectivo y con tarjeta de crédito, encontramos que las tarjetas de crédito solo se utilizan para compras en línea o para pagos que superan los 50 €. 

En muchos países europeos, a la gente le gusta mantener los métodos de pago tradicionales y más conservadores. La preferencia de las culturas centroeuropeas por el anonimato y la seguridad está profundamente arraigada, por lo que el efectivo sigue siendo el método de pago más utilizado en las tiendas. Alemania seguirá siendo una sociedad de efectivo. Se sabe que el 75% de las transacciones utilizan ese método y la mayoría de los ciudadanos tienen una reserva de efectivo en casa debido a un bajo nivel de confianza en el gobierno y el sistema bancario, en gran parte causado por un precedente histórico. 

En América Latina, la mayoría de los comerciantes no aceptan formas de pago digitales debido a las barreras que tienen: costo, infraestructura, acceso limitado a cuentas bancarias comerciales. Por otro lado, el alto nivel de informalidad -cerca del 40% del PIB- estimula la preferencia por el efectivo porque no deja registros transaccionales. La participación del sistema bancario es baja y hay poca confianza en las instituciones financieras, y hay pocos bancos para elegir, especialmente en las áreas rurales.

El uso de efectivo está y seguirá estando durante muchos años, profundamente arraigado en gran parte del mundo. Esta práctica está directamente relacionada con el uso de tecnología de conteo de divisas que incluye máquinas contadoras de dinero, contadores de efectivo, contadores de moneda mixta, recicladores de efectivo y cajeros automáticos, entre otros. Estos dispositivos se utilizan tanto para contar billetes y monedas como para detectar posibles falsificaciones. 

Se espera que el mercado mundial de máquinas contadoras de divisas crezca a 3.94% CAGR de 2020 a 2026. La región APAC originará casi el 38% de ese crecimiento y la tasa de crecimiento será más alta que en otros mercados como América del Norte, Europa y MEA. En cuanto al mercado de cajeros automáticos, The Allied Market Research predice que crecerá a 5,5% CAGR para tocar $ 21,9 mil millones en ingresos este año.

En los EE. UU., Hay alrededor de 500.000 cajeros automáticos según ATMIA, y el 66% están desplegados en organizaciones de servicios independientes y sus afiliadas. Muchos de ellos son comerciantes minoristas con una sola máquina en su tienda o restaurante. Consideran que los cajeros automáticos son muy importantes para su negocio y tienen un impacto significativo en las ventas y los ingresos en las tiendas. 

Con el uso de cajeros automáticos, los equipos complementarios se vuelven imprescindibles. Las máquinas para contar monedas se están aplicando cada vez más en más lugares como escuelas, universidades, hospitales y organizaciones comerciales. Ayudan a manejar grandes cantidades de dinero, a contar numerosos billetes y detectar falsificaciones.

El aumento de la falsificación de moneda también está impulsando la demanda de máquinas contadoras de moneda. los Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha estimado que el número de billetes falsos en circulación podría rondar los 200 millones de dólares, o uno de cada 4.000 billetes auténticos. La conciencia de los consumidores con respecto a este tema está aumentando y existen varias políticas gubernamentales para la ubicación de máquinas contadoras de moneda en diferentes organizaciones. Las organizaciones comerciales y financieras, así como las tiendas minoristas, están impulsando un crecimiento significativo del mercado.

Clavel La tecnología avanzada de detección de billetes falsos y las máquinas de última generación permiten una detección eficaz en el tiempo de billetes falsos y / o dañados. No se limita a dólares estadounidenses, ya que las máquinas Carnation tienen la capacidad de agregar todo tipo de monedas. Actualmente manejan 62 monedas y se pueden agregar otras según demanda.

Las crecientes innovaciones en los cajeros automáticos y la tecnología de conteo para satisfacer las crecientes y más complejas necesidades de los consumidores también están impulsando la demanda de este tipo de equipo. Marcas como Carnation han incorporado características como la captura de números de serie y las capacidades de impresión. Requieren poco o ningún conocimiento técnico específico y pueden ser manejados por cualquier persona en una organización. 

Si bien algunas economías hacen grandes avances hacia el escenario sin efectivo, esto dejaría a una gran parte de la población fuera del sistema financiero, ya sea por la falta de recursos o por la dificultad para adoptar tecnología. Por eso algunos gobiernos han comenzado a tomar medidas para frenarlo. A nivel mundial, se espera que los niveles de moneda en circulación (CIC) aumenten de manera constante en relación con el PIB. La relevancia del efectivo en la economía está aumentando y su importancia seguirá siendo mundial.
compartir :
Publicación más antigua Publicación más reciente

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

translation missing: es.general.search.loading
es